Noticias | Voces ciudadanas que describen “fraude”, el "deja vu electoral" en Nicaragua

Voces ciudadanas que describen “fraude”, el "deja vu electoral" en Nicaragua

Caio

El domingo terminó con un intento el festejo, pero hoy en día en Nicaragua las “elecciones” no generan el ímpetu suficiente como para celebrar. En las calles céntricas de Managua y en algunos municipios la ciudadanía lo tiene bastante claro. Por lo que los payasos contratados por el régimen orteguista hacen de tripas corazones para animar la noche de las pocas personas que se reúnen en los espacios que antes se acostumbraban abarrotar. En esta ocasión, una vez más la mayoría de nicaragüenses, incluso los que mancharon sus dedos, trataban de descansar para iniciar otra semana en el que deberán sortear la dura situación económica y lidiar con la tensión social.

Sin mayor impacto El Consejo Supremo Electoral (CSE) informó la mañana de este lunes siete de noviembre que el Frente Sandinistas “ha ganado” las 153 alcaldías existentes en Nicaragua. No hay error en la cifra, el Frente Sandinista se ha adjudicado el 100% de los gobiernos locales existen en el país, en un hecho insólito en Nicaragua, pero que definitivamente no ha generado sorpresa.

Gloria llegó a las tres de la tarde a la Junta Receptora de Votos (JRV) del barrio Cruz de Guadalupe, en Jinotepe, Carazo. Tenía curiosidad por observar el ambiente en ese lugar, pero se vio obligada a votar. Relata que una mujer adulta que tenía un chaleco del Consejo Supremo Electoral (CSE) se le acercó mientras se asomaba por el portón principal del colegio.

-¿Viene a votar? preguntó la mujer

- “No, no ando cédula. Así que no voy a votar”, respondió Gloria.

- Ahhh, pero no se preocupe, por eso no hay problema porque la voy a buscar en el sistema.

Gloria, esperó sorprendida fuera del colegio. Y aunque pensó en irse a su casa, tuvo miedo a que la mujer, que ya sabía su nombre, le diera persecución.

Cuando la mujer regresó, indicó a Gloria que esa no era su JRV. Sin embargo, consultó a otro funcionario, que también portaba chaleco del CSE y una cinta que lo identificaba como fiscal electoral, que si Gloria podía votar a pesar que no estaba registrada en ese centro y no portaba cédula. Sin más el fiscal dijo que Gloria podía votar sin problemas.

Esta es apenas una de las situaciones ocurridas en la jornada de votaciones municipales en Nicaragua durante este seis de noviembre. Nuestra protagonista de este relato, dice haber escuchado en distintas ocasiones que se repetiría una vez más el "deja vu", el “famoso fraude” de años anteriores; por lo que estaba convencida de no ir a votar. Pero la curiosidad motivó a Gloria a ir a asomarse qué tan concurrido estarían los centros de votación.

Frente a la boleta electoral Gloria dijo que marcó todas las casillas, es decir, votó nulo en su primera experiencia en las urnas.

“No había nadie. En una lista que tenía uno de los miembros de la mesa logré contar que apenas 25 personas habían votado. Estaban divididos en jóvenes y adultos, y los jóvenes eran 15”, describió Gloria.

Gloria recordó que en la boleta había cinco opciones. Esa es la cantidad de partidos que se prestaron a las “votaciones”: Partido Liberal Constitucionalista (PLC), Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Alianza por La República (APRE) y el Partido Liberal Independiente (PLI). En la Costa Caribe el partido Yatama, fue la sexta opción. 

Filas de policías y militares

Esta edición, fue la oportunidad para policías y militares. Varios de los reportes de filas en las JRV eran robustecidas principalmente de policías y militares, como es el caso de la Junta Receptora de Votos ubicada en la escuela pública Hilario Sánchez, del barrio Hilario Sánchez, en el kilómetro 12 y medio carretera sur. A eso de las 10 de la mañana, una larga fila de cadetes de policías esperaba para entrar a hacer su voto.

Las y los cadetes, en su mayoría jóvenes aspirantes, estaban siendo vigilados por oficiales de policías que en ningún momento dejaron de portar sus fusiles. El de más alto rango era un comisionado que se movía atentamente de un lado a otro en la entrada de la escuela. Los futuros policías provenían de la Academia Walter Mendoza, que está cerca de este centro de votación. En ese lugar la cantidad de civiles era mínima en ese periodo de tiempo. 

Lo mismo se vio en la JRV de la escuela del barrio Jonathan González, en Managua, donde muy temprano una larga fila de soldados asignados al Hospital Militar, llegaron en formación a votar. Esa fue la única fila que se hizo en este lugar. Los militantes del frente en ese barrio permanecieron en la entrada de la escuela todo el día.

Esta misma JRV fue el escenario de un abuso hacia un ciudadano que portaba una camisa azul y blanco. El ciudadano portaba una camisa azul y blanco y a uno de los militantes le pareció ofensivo y no le permitía entrar para votar. Minutos más tarde el ciudadano finalmente pudo ingresar a la junta, no sin antes ser fotografiado hasta la saciedad por el grupo de fanáticos del Frente Sandinista. La escena fue registrada en video por un ciudadano que automáticamente fue rodeado por militantes sandinistas y obligado a abandonar el lugar.

Como los buses a León

Quien ha viajado a León desde Managua, en los buses que salen en frente de la Universidad Centroamericana, podrán imaginar cómo funcionó la estrategia empleada en las puertas de accesos a las JRV. En este punto las personas (fiscales y policías electorales) encargadas de los accesos hacían esperar a las personas que llegaban a votar. Al parecer y según comentaron algunas y algunos presentes, la táctica obedecía a crear filas numerosas que reflejaran una participación “masiva y dinámica”. ¿Y lo de los buses qué tiene que ver? Bueno que, si un bus no está lleno, no puede salir hacia León.  

“Vote y lo llevo”

Ana María, habitante de un barrio oriental de Managua, fue visitada por las estructuras partidarias del Frente Sandinista hasta en tres oportunidades. “Vinieron a traerme tres veces a mi casa para que yo fuera a votar”, afirmó la ciudadana. Explicó que le ofrecieron llevarla en vehículo por si ese era el problema, y Ana tuvo que decirle que estaba enferma.

Pero las personas que no pudieron decir que no, fueron llevadas en camionetas o buses a los centros de votación. Esto sucedió en varios barrios de Managua. Fue una de las situaciones que más expusieron diversos sectores ciudadanos.  

Mientras tanto el Consejo Supremo Electoral informó la mañana de este siete de noviembre que el Frente Sandinistas “ganó” el 100% de las alcaldías de Nicaragua. Pero para la ciudadanía nicaragüense tiene mayor impacto el que la cajilla huevos raya los 200 córdobas en los mercados, el que la libra de frijoles no bajen de 35 córdobas y que la libra de queso superó los 80 córdobas.

Te podría interesar