Noticias | Güirisería, una alternativa de sobrevivencia que muchas veces se convierte en tragedia

Güirisería, una alternativa de sobrevivencia que muchas veces se convierte en tragedia

Citlalli

Derrumbe en mina El Quemado
Derrumbe en mina El Quemado

Foto: Hache López

El tres de mayo de 2022, ocurrió un nuevo derrumbe en la mina El Quemado, ubicada en el municipio de Villanueva, Chinandega. Con el derrumbe tres mineros artesanales perdieron la vida. La ciudadanía que se hizo presente en el lugar adjudicó el accidente a las primeras lluvias de mayo, que según propiciaron el deslizamiento de tierra.

Cerro El Quemado se encuentra en una zona desolada. En sus faldas hay una especie de túnel donde los güiriseros se meten para extraer material con oro, fue aquí donde quedaron atrapados los mineros Melvin Mairena de 30 años, Jairo José Escalante de 20 y Eduardo Benavidez de 38, quienes no sobrevivieron. Elier Barrera de 33, Luis Armando Martínez de 32 y Jesús Alberto Gómez de 25 años, lograron ser rescatados con vida.

No es la primera vez que ocurre un accidente en la zona. Medios de comunicación reportan que desde el año 2012 han ocurrido cinco derrumbes en las minas El Quemado y El Rincón de los García, donde se tiene registro de 12 güiriseros fallecidos entre las edades de 16 a 57 años. El más joven fue Eduardo López Ríos de 16 años, quien pereció junto a otros dos güiriseros en junio de 2020.

En 2020 El Movimiento Nacional Ambientalista Frente a la Minería Industrial (MONAFMI) a través de un comunicado ya había advertido al Estado de Nicaragua sobre la necesidad de crear normas jurídicas de protección para la población que trabaja en la minera artesanal, además de dar seguimiento y asegurar condiciones que eviten accidentes.

“Es de suma importancia que el minero artesanal se empiece a capacitar, en el manejo adecuado de construcción del área de labor y el uso de herramientas e instrumentos estén en buenas condiciones, así como el equipo básico de protección personal que son necesarios para salvaguardar su integridad física y su vida”, aseguraron.

En Nicaragua no existe una ley especial que regule la actividad minera artesanal y en la mayoría de los casos quienes se dedican a esta actividad no cuentan equipos adecuados ni seguro médico.

Onell Salazar de MONAFMI, asegura que no existe ni ha existido ningún interés de parte del gobierno de Nicaragua en regular la actividad de minería artesanal, a pesar de las demandas de MONAFMI para que se garantice protección, por el peligro que representa trabajar en ese sector. Refiere que algunos dueños de cooperativas de manera independiente se han interesado en brindan a sus trabajadores seguro social.

“No existe ningún interés de parte del gobierno para procurar generar prácticas y diseños para que los mineros artesanales no sigan pereciendo. Creemos que para mitigar los impactos negativos en la vida de las personas y en los recursos naturales, es urgente que se creen comisiones acompañadas de mineros locales artesanales para llevar el mensaje de concientización. También crear un plan que diseñe la forma de cómo se tiene que trabajar en cada territorio…y una especie de seguridad social, para que en caso de accidentes tengan ese mecanismo donde poder recurrir”, manifestó.

Salazar señaló que producto de la crisis económica cada vez más personas se aventuran a la minería artesanal sin tener experiencia previa, lo que las pone en mayor riesgo. A su vez, expresó que es necesario tener conocimientos del tipo de suelo y las zonas donde se practica la minería artesanal, como es el caso de Santa Rosa del Peñón, parte de El Jicaral y San Isidro, La Libertad, Santo Domingo, Rosita y Bonanza.

Advierte que, “hay suelos secos como en la zona de occidente donde la tierra y superficie es más sólida, más segura, pero en la zona central es más propensa, porque es muy húmeda y la superficie de la tierra es diferente. Cada territorio tiene su propia característica y es lo que se tiene que considerar”.

Entre junio y diciembre de 2020, el Centro Humboldt registró 29 personas fallecidas a causa de derrumbes en las zonas mineras del país. Ese año, las cifras más altas de fallecidos se dieron en los últimos meses. El 4 de diciembre en San Carlos, Río San Juan, fallecieron 12 mineros; 14 días después en Rancho Grande, Matagalpa fallecieron 10 mineros. Resultando 29 mineros muertos en ese período.

Salazar lamenta que el gobierno no garantice leyes para que se mejore la seguridad en la actividad minería artesanal, aun cuando esta aporta a la economía nacional. “Desgraciadamente nuestro llamado no ha hecho eco”, recalca Salazar.

En un análisis de la actividad minera artesanal de 2015 a 2020 en Nicaragua, presentado por la Cámara Minera de Nicaragua (CAMINIC), el valor de las exportaciones de oro alcanzó 665.1 millones de dólares en 2020, convirtiéndose en el primer rubro de exportación del país.

Te podría interesar