Noticias | Las Baikas, una iniciativa que avanza sobre ruedas

Las Baikas, una iniciativa que avanza sobre ruedas

Odette y Elen

Cécile, Elieth, Valeria y Elizabeth integrantes de Las Baikas
Cécile, Elieth, Valeria y Elizabeth integrantes de Las Baikas

Foto: Elen

Las Baikas comparten en común el gusto de viajar en bicicleta. Es una colectiva creada por mujeres y para mujeres que promueve el ciclismo urbano, deportivo y el cicloturismo. Actualmente está conformada por treinta mujeres que a través de este deporte apuestan al empoderamiento femenino, el cuido del ambiente y a gestionar espacios de autocuidado.

***

Son las seis de la mañana en Managua, los primeros rayos de sol calientan el pavimento de carretera a Masaya después de constantes días de lluvia, porque en Nicaragua es temporada de invierno. Eliette González, Elizabeth Díaz, Cécile Ney y Valeria Morales se preparan para hacer un recorrido en su bicicleta, no se han visto desde hace tres meses.

En el trayecto nos cuenta que la situación del país, la migración de algunas integrantes y problemas personales, les han impedido realizar giras con mayor frecuencia este año. Desde la montura de su bici, Valeria recuerda que en 2020 se juntó con Elizabeth y otra amiga para formalizar Las Baikas. “Ya teníamos el nombre, pero no teníamos logo, no teníamos redes, así que las tres decidimos iniciar el proyecto”.

Las Baikas utilizaban la bicicleta antes de formar parte de la colectiva, porque veían en este medio de transporte una forma de conectar con otras personas. “Cuando inició este proyecto, fue justo en un momento donde había mucho aislamiento entonces fue bonito compartir con chavalas y mujeres que estaban haciendo cosas súper diferentes, la bici me permitió conocer historias, artistas, ambientalistas, ingenieras y activistas”, explicó Elizabeth.

Durante año y medio realizaron giras tres veces al mes; algunos de los lugares que visitaron fue volcán Masaya, Laguna de Apoyo, Laguna de Xiloa, playa El Velero, cerro El Ventarrón y el Chocoyero, explican que esto les permitió integrar a más mujeres en poco tiempo.

Cécile, Valeria, Elieth y Elizabeth coinciden en que la colectiva es un lugar inclusivo, “queríamos que este espacio fuese de mucha empatía y sororidad entre mujeres. La falta de grupos de ciclistas que integrara mujeres y el acoso que recibimos en espacios mixtos nos llevó hasta donde estamos, porque muchas de las mujeres que llegaban nos decían que no las aceptaban por la edad o por la poca experiencia que ellas tenían con la bicicleta”, destacó Elizabeth.

Cécile asegura que con este proyecto han tratado de cambiar la imagen del ciclismo femenino. “Para nosotras el uso de la bicicleta se encuentra en el núcleo de la movilidad sostenible, también nos planteamos la presencia de las mujeres en el espacio público y el autocuidado de las mujeres, que esto sea una red de apoyo”.

Obstáculos que enfrentan al transitar en la vía pública

Desde su experiencia, Las Baikas mencionaron que han enfrentado la hostilidad de personas que conducen carros, buses y motos; en distintas ocasiones les han expresado que los velocipedistas no tienen el derecho a ocupar la vía pública.  “Te agreden por andar en la carretera, nos insultan, nos pitan, también nos dicen que estamos estorbando y que busquemos un trabajo, más no saben que la mayoría trabaja o estudia y nuestras giras las realizamos cuando tenemos tiempo libre”, comentan.

Nicaragua carece de infraestructura y educación vial, lo que dificulta la movilidad de ciclistas. “Persiste una cultura carro centrista, también hay ciertos tramos de carreteras que tienen una infraestructura que dicen es de ciclismo, pero realmente no es para ciclistas siempre está llena de vidrios, clavos, está sucia, hay caponeras o vehículos estacionados, entonces cuesta incluso circular en esos pequeños tramos”, cuestiona Elieth.

Durante la conversación, Elizabeth manifestó la importancia de realizar las giras grupales, como una forma de sororidad “porque te sentís mucho más protegido cuando salís con un grupo y tenés a alguien que te está guardando las espaldas”. Cécile agregó que de esta manera han minimizado el peligro de que les roben durante los recorridos, “el ciclismo es un deporte que se puede practicar de manera individual uno puede tomar su bicicleta y salir, pero uno de los beneficios súper importantes de andar en grupo es este punto de la seguridad hay mucho menos chance de que nos asalten si andamos en grupo”.

Otra situación a la que se exponen y tratan de enfrentarlo juntas, es el acoso. “Las chifletas, los besos, el llévame, amor, o el hecho de creer que porque solo somos mujeres creen que andamos solas”, refiere Elieth.

Las Baikas explican que otro obstáculo que se han encontrado en el camino es que muchas de las mujeres se dedican a las labores del hogar y al cuidado de niñas y niños, por lo que no cuenta con tiempo libre para integrarse a los colectivos, “no todas tenemos el privilegio de dedicarnos todo un domingo para nosotras y nuestro grupo de amigas, creo que esa es una dificultad, pero hemos visto que muchas mujeres hacen el esfuerzo a pesar de otras dificultades en su vida quieren tener ese espacio de recreación y libertad”.

Andar en bicicleta te cambia la vida

Entre risas, Valeria comparte que además de alargar su vida y volver sus días más alegres, la bicicleta la ha liberado del estrés, le ha permitido conocer muchas de las amistades que aún conserva y como medio de transporte le permite llegar más rápido a su trabajo o de camino a casa.

Para Elieth la bicicleta le ha permitido conectar con su entorno. “Ha sido una válvula de escape, me ha hecho sentir libre y me ha ayudado mucho con mi salud mental, porque te da una buena condición física, la bici te enseña mucho sobre lo que tu cuerpo es capaz de lograr y lo que tu mente es capaz de lograr”.

En el caso de Elizabeth en el ciclismo encontró su salud y paz mental. A Cécile le ha permitido trabajar su autoconfianza, “cuando una ve el rendimiento deportivo que va teniendo o la primera vez que parchas tu propia llanta eso es mágico”.

Coinciden que juntas han logrado conocer el país de otra forma, “hemos conocido lugares muy bonitos, llegamos a lugares que con un auto no podríamos entrar y en ese proceso hemos disfrutado de otros paisajes”.

¿Cómo ser parte de Las Baikas?

Para ser parte de Las Baikas el único requisito es la motivación y una bicicleta, no es necesario tener un equipo caro o de marca para iniciarse en este deporte. “No necesitas tener la gran bici o todos los equipos de marca y súper caros, podés optar por comprarlos de segunda mano. Lo más importante es garantizar siempre el equipo de seguridad, porque no podés salir sin luces o sin tu casco, ambos protegen tu vida en cualquier accidente”, aseguró Elieth.

Otro requisito importante es tener ganas de mejorar y para ellas, eso significa salir en bici con frecuencia. “Cuando llegan nuevas compañeras, sabemos que el tráfico da miedo entonces lo que tratamos es siempre acompañarlas y hacer giras cortas, para darles consejos sobre los cambios que deben realizar, eso es lo que más cuesta al inicio”, destacó Elizabeth.

Si un día decidís a andar en bicicleta Las Baikas te recomiendan llevar:

  1. Botella con agua para hidratarte
  2. Luces delanteras y traseras para tener visibilidad en la carretera.
  3. Un bolsito con herramientas básicas.
  4. Un kit para parchar y de reparación de llantas.
  5. Un neumático de repuesto.