Noticias | Informe reporta más persecución y tortura contra nicaragüenses

Informe reporta más persecución y tortura contra nicaragüenses

Elen

El Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más (CDHNN+) presentó el séptimo informe del Observatorio Nicaragüense Contra la Tortura en donde denuncian los crímenes de lesa humanidad que el régimen de Ortega comete en contra de las y los presos políticos que se encuentran en distintas cárceles del país.

Según la entidad defensora de derechos humanos, entre los mecanismos de tortura y las violaciones de derechos básicos que comete la dictadura en contra de las personas presas políticas, están las irregularidades en los procesos judiciales, falta de atención médica adecuada, mala alimentación, aislamiento total, incomunicación con sus hijas e hijos, escasas visitas de sus familiares, indefensión y omisión, por parte del Poder Judicial a los recursos legales interpuestos por los familiares ante diferentes autoridades.

Para el Colectivo NN+ estas violaciones que sufren las presas y presos políticos se dan porque en “Nicaragua no hay Estado de derecho y los sistemas penal y carcelario del país se usan de forma discrecional”.

Ruth Quiroz psicóloga del colectivo, señaló que la tortura que ejecuta el régimen en contra de las y los reos políticos, afecta directamente a las víctimas, pero también tiene afectaciones indirectas en los familiares de las víctimas, debido a que viven con miedo, desconocimiento e incertidumbre de lo sucede con sus familiares en las cárceles. 

En el informe expresa que el régimen de Ortega mantiene a más de 205 personas encarceladas por motivos políticos. De estas personas el colectivo ha levantado 150 testimonios de víctimas de torturas y de familiares de víctimas de la represión, de las cuales 25 son mujeres y 125 hombres.

El informe revela que se han conocido “las condiciones en las que se encuentran las personas recluidas en el Sistema Penitenciario Nacional Jorge Navarro, conocido como “La Modelo”. Además, se informa de la situación de “violencia y brutal persecución del Estado” contra la iglesia católica, lo que ha significado el exilio de al menos 55 sacerdotes y múltiples procesos judiciales.

Durante la presentación del informe se enfatizó que las denuncias e informes que realizan las organizaciones de víctimas, familiares de presos políticos y organismos defensores de derechos humanos, continúa siendo “el principal mecanismo para ejercer presión al gobierno de Nicaragua, por parte de la comunidad internacional en aras de obtener la libertad de las personas presas políticas”.

“Cuando comenzamos no teníamos idea de que íbamos a seguir sistematizando y ahora la cantidad de víctimas es tan grande, que ya son 150”, comentó el abogado defensor de Derechos Humanos Gonzalo Carrión, presidente del Colectivo NN+.

Te podría interesar