None

Multimedia

Alcaldesas sin poder, el espejismo de la equidad de género en Nicaragua

Güegüense | 21 Nov 2023

Alcaldesas sin poder, el espejismo de la equidad de género en Nicaragua

Desde las fraudulentas votaciones municipales de 2008, hasta la última farsa electoral de noviembre de 2022 en Nicaragua, la cantidad de mujeres designadas por la dictadura como candidatas a alcaldesas incrementó significativamente. Lo que ha hecho que en la actualidad estén al frente de las municipales 77 mujeres.   

El régimen Ortega Murillo a través de una reforma a la Ley No.40 Ley de Municipios, estableció que los cargos de elección popular deben estar ocupados por un 50 por ciento de hombres y 50 por ciento de mujeres, como una forma de aparentar que en Nicaragua hay igualdad de derechos y oportunidades. Sin embargo, en la práctica las alcaldesas no tienen el poder sobre los gobiernos locales, dado que únicamente obedecen órdenes del gobierno central.

La reforma a la Ley No. 40, que entró en vigencia en marzo de 2012, establece en el Artículo 19 que “uno de los candidatos a alcalde o vicealcalde, debe ser mujer, guardando la proporcionalidad entre ambos géneros". 

El caso más representativo es el de la alcaldía de Managua; el régimen designó por un segundo periodo consecutivo a Reyna Rueda como alcaldesa, sin embargo, esta solo ha sido una figura decorativa, porque en realidad quien ejerce el cargo de facto es el secretario del Consejo Municipal Fidel Moreno, quien a la vez obedece lineamiento del partido Frente Sandinista.  

El protagonismo de Moreno en los proyectos y situaciones de emergencia, son la prueba de su jerarquía sobre Reyna Rueda. Fotografía/Alcaldía de Managua.   

En agosto de 2023, se reinició la ampliación de la pista Juan Pablo II, un proyecto administrado por la Alcaldía de Managua. Moreno, y no Rueda, es quien habló en los medios de comunicación del régimen sobre los detalles de la obra. 

Rueda únicamente se tomó una foto junto a Moreno y al vicealcalde de Managua, Enrique Armas, en el paso a desnivel del 7 Sur. Mientras Moreno estuvo de gira por los medios oficialistas para hablar del proyecto vial, Rueda se tomaba fotos en algunos mercados de Managua.  

Moreno incluso firmaba contratos en nombre de la alcaldía capitalina, investigaciones periodísticas revelaron que benefició a varias empresas propiedad de amigos y militantes sandinistas, pero a raíz de la sanción que le impuso el gobierno de Estado Unidos en julio de 2018, Rueda es quien firma las contrataciones de la Alcaldía de Managua, como lo mandata las normativas. 

 El  14 de noviembre de 2023 la Alcaldía de Managua publicó en la página web de Nicaragua Compra, la adjudicación de un proyecto para la construcción de 139 casas de “interés social” en Managua, del programa Bismark Martínez. El documento está firmado por Reyna Rueda y no por el secretario general Fidel Moreno como sucedía antes de ser sancionado por EE. UU. 

LLudely Aburto, de la Asociación Centroamericana para el Desarrollo y la Democracia, conocida como Red Local, afirma que Moreno es quien determina qué se hace en Managua.

 Incluso desde la administración de la exalcaldesa Daysi Torrez, agrega que esta práctica también se ha vuelto común en otras municipalidades donde las alcaldesas obedecen al secretario político y al gobierno central. 

“Donde hay una mujer como alcaldesa, hay un secretario político que dice lo que se va a hacer y cómo se va a hacer”, asegura la fuente. 

Camoapa es un municipio donde el sandinismo no ha tenido éxito. El gobierno municipal anterior estaba a cargo de Gretcheng Martínez del Partido Liberal Constitucionalista (PLC). El régimen se quedó con esta alcaldía en la última farsa electoral. El partido de gobierno designó a Mayra Solano como alcaldesa de este municipio.

Sin embargo, Solano no era una figura reconocida dentro del partido sandinista, como si lo era el actual vicealcalde, Ever Daniel Rivera, quien al parecer es el que lleva las riendas en la alcaldía. 

Mayra Solano, alcaldesa de Camoapa. Fotografía/Alcaldía de Camoapa.

Un periodista local señala que a Mayra Solano se le ve principalmente en inauguración de proyectos o en actividades propagandísticas como ferias culturales y deportivas. “Ella es la figura que anda de arriba para abajo, al menos la han mantenido como una figura decorativa”, afirma.

Un activista político de Camoapa que solicitó el anonimato reafirma que la alcaldesa Mayra Solano no tiene poder de decisión en la alcaldía. “Aquí se hace lo que dice el secretario político departamental (José Manuel Fuerte, el vicealcalde (Daniel Rivera), es el hombre de confianza de los sandinistas y él habla en nombre de la alcaldía, la alcaldesa no manda”, reiteró. 

La fuente explica que el secretario político departamental de Boaco, es el encargado de hacer cumplir las órdenes que emiten Ortega y Murillo. Refiere además que Solano antes de ser designada como alcaldesa, se desempeñaba como comerciante y por tanto no tiene trayectoria política y tampoco liderazgo, por lo que no goza de popularidad entre las filas sandinistas del municipio. 

El activista asegura que Rivera es militante del sandinismo desde los años 80, por eso es el hombre de confianza del régimen en Camoapa. “él manda más que la alcaldesa, él decide qué trabajador se va o no. Daniel Rivera es el Fidel Moreno de Camoapa”, ilustra.

Sobre el secretario político, José Manuel Fuerte, la fuente afirma que este es conocido por estar relacionado a la represión que ocurrió en 2018 en Boaco. “Es señalado de dirigir turbas”, asegura el activista. También se conoció que, durante las protestas, Fuerte fue acusado por manifestantes de arrojarles ácido durante una manifestación realizada en la carretera de Boaco en julio de ese año. 

Caso del municipio de Río Blanco

Adilia Vega, actual alcaldesa de Río Blanco, sustituyó a Martha Bucardo quien renunció en abril de 2023. El caso de Vega es excepcional, pues, en Río Blanco y otros municipios de Matagalpa, era considerada una lideresa que reclamaba respeto y derechos para las mujeres. 

Una comunicadora de Matagalpa bajo anonimato afirma que se sorprendió al saber que Vega había aceptado ser la alcaldesa sandinista de Río Blanco. “Ella es una líder con mucha influencia que ha sido promotora, la conocí como una defensora de derechos humanos y ha trabajado con muchas organizaciones”.

La periodista asegura que Vega es utilizada por la influencia que tiene en Río Blanco y otros municipios aledaños. “Es sorprendente, ella era una mujer en contra de las injusticias. Ella luchó para que  abrieran otra vez las Comisarías de la Mujer en esa zona”, detalla. 

Vega tenía mucha apertura con los medios de comunicación independientes de Matagalpa, donde exigía mayor protección para las mujeres del campo quienes son las principales víctimas de la violencia machista, explica la fuente.

Pese a que Vega es oficialmente la alcaldesa, quienes tienen mayor protagonismo son el vicealcalde Fanor Montoya y la secretaria del concejo municipal Candida Rosa Montoya. 

Igualdad solo en números 

Nicaragua pasó de tener 22 mujeres en el cargo de alcaldesas en 2008 a 77 en el 2022, cuando se realizaron las últimas votaciones municipales. El CSE afirmó que dichas votaciones “son un hito histórico en la región que fortalece el empoderamiento de las mujeres y la democracia en el país”. 

Además, que estas votaciones fueron catalogadas como fraudulentas tanto por sectores de oposición como por la comunidad internacional, la afirmación del Poder Electoral en relación a que estas fueron un hito histórico que contribuyó al empoderamiento de las mujeres y la democracia, se convierte en una falacia dado que en la práctica ninguna de las dos afirmaciones se cumple.  

La dictadura de Nicaragua quiere obediencia no liderazgo

Lludely Aburto de Red Local cuestiona que la reforma a la Ley 40, Ley de Municipios, no especifica qué cantidad de mujeres deben de ser alcaldesas, por lo que el resultado de que 77 mujeres hayan quedado en el puesto de alcaldesas en las elecciones municipales de 2022 solo fue posible a través de la designación de cargos. 

“Difícilmente ese resultado hubiera ocurrido en verdaderas elecciones municipales", señala la experta en municipalismo, quien aclara que, por supuesto las mujeres desearían este tipo de resultados en unos comicios, pero en un país con verdadera democracia. 

 

Adilia Vega, segunda de derecha a izquierda, es una reconocida activista de los derechos de las mujeres en Matagalpa que aceptó ser alcaldesa de Río Blanco para el Frente Sandinista. Fotografía/ Alcaldía de Río Blanco.

Por estas acciones es que la falsa equidad de género en la política de Nicaragua queda evidenciada, sostiene Aburto, ya que está impuesta por un régimen que se mantiene en el poder por medio de la fuerza y el fraude.

“La verdadera igualdad en derechos y oportunidades se crea en un país con democracia y Estado de Derecho”, asegura Aburto, quien añade que la representación de la equidad de género no solo está en la cantidad de mujeres que asumen el cargo, sino en la capacidad de poder tomar decisiones, “para el régimen no importa si sos mujer empoderada y con liderazgo, lo que importa es que seas obediente”, advierte la especialista en temas de gobernanza municipal. 

Jefes policiales con más poder que alcaldesas 

El estudio Municipios Nicaragüenses: Entre la Subordinación Política y el Rechazo Ciudadano, publicado por la Red Local en octubre de 2023, confirma que los secretarios políticos y jefes policiales son quienes ejercen el poder en los municipios. 

“Las alcaldesas y vicealcaldesas son un porcentaje, son un número. Quienes ejercen el poder son la policía y los secretarios políticos”, afirma Aburto en referencia al estudio. La experta agrega que estos cargos son utilizados como objetivo decorativo, sin ninguna trascendencia en la toma de decisiones.

A su criterio, al régimen le interesa aparentar que cumple con indicadores de equidad de género en la región. En junio de 2023 el Foro Económico Mundial calificó a Nicaragua como el país de Latinoamérica con más igualdad de género. 

“La dictadura maquilla sus cifras para poder demostrar que estamos bien en esos indicadores, pero es una farsa. No hay un ejercicio de decisión real en los municipios y en otras instituciones del Estado pasa lo mismo, las mujeres están de adorno”, sostiene Aburto. 

“Equidad de género es pura apariencia”

Ivania Álvarez, integrante de la organización Urnas Abiertas, afirma que en términos de ley pareciera que se cumpliera con la igualdad de derechos y oportunidades, pero, considera que las mujeres siguen ejerciendo un rol básicamente de apariencia en las alcaldías. 

“El régimen ha vivido de apariencia desde hace mucho tiempo y pareciera que se le cumple a la mujer en garantizar igualdad de derechos y oportunidades”, reitera Álvarez. 

En octubre de 2022, Urnas Abiertas publicó su informe, Análisis del Poder Local, donde explica cómo se ejerce actualmente el poder local en Nicaragua. Una de las conclusiones del informe es que los secretarios políticos y jefes policiales son quienes ejercen el poder en los gobiernos municipales. Este resultado coincide con el estudio de Red Local. 

“Super alcaldes”

En los municipios existe la figura de “super alcaldes” que generalmente es el alcalde de la cabecera departamental y este personaje puede “en municipios más pequeños tomar decisiones por encima de sus propias autoridades locales", señala el informe de Urnas Abiertas.  

Leónidas Centeno, alcalde del municipio de Jinotega, es un “super alcalde” ya que “da orientaciones y tiene poder sobre otras alcaldías de la zona, es además, el secretario político departamental”, indica el informe. 

En ese sentido, Álvarez considera que no conoce ni una sola mujer que sea secretaria política de alguna alcaldía de Nicaragua que tenga la misma visibilidad que Centeno o Fidel Moreno. 

“El régimen coloca a mujeres en cargos porque cree que son fáciles de controlar u obedientes. Este es un régimen machista. Se aprovecha de los liderazgos femeninos que hay en las comunidades para aparentar que están cumpliendo con la equidad de género”, criticó Álvarez. 

La fuente considera contradictorio el actuar de la dictadura. “Al imponer mujeres en la mitad de las alcaldías del país, pretende vender que en Nicaragua se está garantizando participación equitativa en la política, pero por otro lado niega el derecho al aborto terapéutico”.  

Falsa equidad también en otras instituciones 

El nombramiento de más mujeres en cargos de confianza no solo ha sido en las alcaldías de Nicaragua. En abril de 2023, seis mujeres policías fueron promovidas a altos cargos dentro de la policía orteguista, en junio otras 13 mujeres policías fueron ascendidas a grados superiores. En esa ocasión la policía afirmó que es en cumplimiento a la “política de equidad de género” que promueve el régimen. 

A pesar del ascenso de mujeres a altos cargos dentro de la policía no hay ninguna mujer a la par de Francisco Diaz, actual director de esta institución destaca Álvarez.

Aminta Granera fue directora de la Policía Nacional de 2006 a 2018. Fue una de las mujeres con mayor popularidad en Nicaragua, según encuestas de opinión, incluso por encima de Rosario Murillo. Pero desapareció de la vida pública hasta que renunció en 2018 por su complacencia ante la represión que ejecutó la policía contra la ciudadanía. 

En el Ejército de Nicaragua no ha pasado, pero no sería nada extraño que suceda. “En esta institución no ha sucedido porque Ortega y Murillo tienen plena confianza en los actuales mandos del Ejército”, afirma Álvarez.

La fuente agrega que la Ley de Igualdad de Derechos y Oportunidades, es un instrumento jurídico importante, ya que promueve una competencia sana entre las mujeres con liderazgo. “Con esta ley habría más mujeres interesadas en ocupar cargos públicos, no creo que la ley esté mal, yo creo que esta ley es usada por la dictadura como una fachada”. 

La represión contra alcaldesas

Desde el 2020, el régimen se ha dado a la tarea de hostiga a las alcaldesas que no siguen sus lineamientos o que se atreven a tomar decisiones de manera autónoma. 

Reyna Esmeralda Hernández, exalcaldesa del municipio de Wiwilí Jinotega, fue inhabilitada de su cargo en junio de 2020 por la jueza orteguista, Daiana Isabel Jarquín. El régimen acusó a Hernández de desacato tras no comparecer en el juicio por una demanda interpuesta por 36 extrabajadores de la alcaldía que pedían su liquidación. 

Manuel Blandón, vicealcalde de Wiwilí Jinotega, asumió la administración del municipio. No obstante, el 25 de septiembre, Blandón también fue destituido por la misma jueza. La justificación fue que no se había pagado la indemnización a los 36 extrabajadores de la alcaldía. 

En octubre de 2020, Hellen Toruño, concejal sandinista, se autoproclamó alcaldesa y con integrantes de la policía orteguista se tomó las instalaciones de la Alcaldía de Wiwilí. 

El caso de Julia Mena, exalcaldesa del municipio de Granada, es confuso. Algunos medios de comunicación informaron que Mena dejó su puesto a finales de 2020. Sin embargo, nunca se hizo oficial su renuncia. Desde esa fecha hasta las fraudulentas votaciones municipales de 2022, la alcaldía de Granada estuvo sin alcaldesa. 

Gretcheng Martínez, exalcaldesa de Camoapa por el PLC, fue acusada de robo en 2020. Además, en 2021 la Contraloría General de la República controlada por la dictadura, realizó una investigación por supuesta malversación de fondos. A pesar del hostigamiento, Martínez logró concluir su periodo. 

Sin embargo, otras mujeres han sido promovidas a alcaldesas en 2023, tras la destitución de alcaldes en los municipios de Moyogalpa, Tuma La Dalia, Tola y Granada. 

Xiomara Barahona Galarza, actual alcaldesa de Moyogalpa en la Isla de Ometepe en Rivas, asumió ese cargo en agosto de 2023, tras la destitución del exalcalde Abiud Saballos por supuestos actos de corrupción relacionado al robo de dinero de la alcaldía. 

Francis Torres, alcaldesa del municipio de Tuma La Dalia, fue designada en dicho cargo en enero de 2023, luego de la renuncia del exalcalde Jaime Aráuz por presuntos problemas de salud. 

Rosa Elena Villagra, alcaldesa del municipio de Tola, fue puesta en este cargo en agosto de 2023 tras el despido del exalcalde José Morales, acusado por malversación de fondos. 

Rosario Caldera, quien era vicealcaldesa de Granada fue nombrada alcaldesa en marzo de 2023 después de la renuncia del exalcalde Pedro Vargas, quien expresó en su carta de renuncia estar mal de salud. 

La analista política e integrante de Urnas Abiertas, Ivania Álvarez, afirma que el régimen se aprovecha de los rostros femeninos que hay en las comunidades para justificar que están cumpliendo. “Esto tiene que ver con una lavada de cara en temas democráticos, porque las mujeres hemos sido apartadas del tema político”, asegura.

Crítica que además esto es prueba de la destrucción de la autonomía de los gobiernos  municipales. “Las y los gobernantes de municipios se han vuelto operadores del régimen y quienes aseguran que esto ocurra son los operadores políticos. Los consejos municipales ya no tienen ninguna función, porque votan lo que decide el secretario general”, asegura Álvarez. 

A pesar de que la cantidad de mujeres en el cargo de alcaldesas ha aumentado desde 2008, no se percibe que haya una mejora en la participación política y la toma de decisiones. Hay más mujeres como alcaldesas, pero sin autonomía ni poder de decisión.  

Multimedia | Alcaldesas sin poder, el espejismo de la equidad de género en Nicaragua