Noticias | Lamentable: Vida silvestre de Nicaragua pierde a uno de sus guardianes

Lamentable: Vida silvestre de Nicaragua pierde a uno de sus guardianes

Cristopher Mendoza Jirón

Tomada de la cuenta de Facebook de Milton Salazar.
Tomada de la cuenta de Facebook de Milton Salazar.

Foto:

Normalmente las amigas o los amigos coinciden en los mismos gustos por la comida, la ropa, los deportes, los viajes, y en el caso de Octavio Saldaña y Arnulfo Medina es igual, pero definitivamente los gustos que compartían llevó su amistad a otro nivel. Ambos científicos nicaragüenses se apasionaron por la vida silvestre, y sus ojos y oidos entrenados les permitían ver y disfrutar lo que para la mayoría no es posible sobre el fascinante mundo de los murciélagos, por cuanto dedicaron sus vidas para aprender y enseñar sobre estas interesantes criaturas.

Lamentablemente Arnulfo Medina Fitoria se ha ido. Desde este viernes se conoció de su fallecimiento, dejando a la vida silvestre sin uno de sus guardianes. La noticia ha generado un gran impacto en la comunidad científica nicaragüense y centroamericana, particularmente de quienes conocen muy de cerca sus aportes.   

“Arnulfo fue mi estudiante y yo fui de los primeros que me lo llevé al campo”, relata entristecido, Octavio Saldaña. Recuerda que “era una completa aventura” ir de gira con Arnulfo, porque era un muchacho muy inquieto y con un afán de aprendizaje elevadísimo. “Se fajaba como un 4x4 todo terreno en la búsqueda de evidencias de especies silvestres”

Saldaña, uno de los principales mentores de la vida profesional de Medina, describió a Arnulfo como un hombre alegre, jodedor, muy profesional, dedicado, y del que no acabaría nunca de contar las tantas anécdotas vividas. Pero sin lugar a dudas, menciona Saldaña, que Arnulfo se distinguía entre los principales conocedores de las especies de mamíferos en Nicaragua. “Arnulfo, es el número uno y deja un legado con tantos trabajos publicados y las nuevas generaciones de biólogos e investigadores tendrán esa referencia de su trabajo”.

Arnulfo Medina Fitoria (q.e.p.d)  en 2019, durante edición de Onda Local, primer aniversario incendio en  Indio Maiz.

Arnulfo Medina Fitoria, estudió la carrera de Ecología y Recursos Naturales en la Universidad Centroamericana de Managua y posteriormente hizo una maestría en Manejo y Conservación de Vida Silvestre en Costa Rica.

“Sin duda, es uno de los científicos que más aportes ha hecho al conocimiento de los mamíferos y en particular a los murciélagos de Nicaragua. Es una gran pérdida…  Uno de sus últimos aportes fue la publicación sobre los mamíferos silvestres de la Reserva Ecológica El Bajo, en El Crucero Managua”, recuerda la bióloga Salvadora Morales, quien, en su primer contacto con Arnulfo, coincidieron en 2002, en Fundación Cocibolca, organización que juntó en ese entonces, una nueva generación de investigadores de la vida silvestre, que establecieron en el Volcán Mombacho, su laboratorio de aprendizaje.

Relata Morales, que hasta el 2021, seguió encontrándose frecuentemente con Arnulfo en otros laboratorios, donde contribuyeron a la formación de nuevas generaciones de estudiantes universitarios que llegaron con el mismo entusiasmo de cuando Arnulfo era más joven. “Estoy agradecida con la vida por haber compartido muchos momentos con él. Veinte años después de conocerlo, él era el maestro”.

Por su parte, Amaru Ruiz, presidente de Fundación del Río, expresó sentir un enorme agradecimiento a la labor de Arnulfo, a quien se le reconoce que por años había mantenido un alto compromiso en la protección del habitad de especies las silvestres. Recordó Ruiz, que Medina aportó dedicadamente su ámplio conocimiento entorno a la Agenda Ambiental, como un documento de propuesta a la nación, para mejorar las condiciones ambientales en Nicaragua, lo que habla muy bien de su calidad humana y compromiso con la vida.   

A través de las redes sociales, muchas personas han lamentado la pérdida de quien en vida fue Arnulfo Ramón Medina Fitoria, un científico dedicado a la preservación de la naturaleza, dando testimonio de la sensibilidad humana frente a otras especies.

Arnulfo también compartió con Onda Local, y aún están frescos sus relatos maravillosos de sus visitas a la reserva Indio Maíz, de los tantos vericuetos para ubicar las trampas para el estudio de sus murciélagos, a los que se refería con respeto y cariño. También aún suena su voz potente en la denuncia de la invasión y depredación de los bosques, una batalla que heredará la nueva generación de personas biólogas e investigadoras que representan el legado de Arnulfo.

“Siempre celebraré tu legado, nuestro "Perro" a cómo cariñosamente se le conocía ya está volando con los murciélagos que tanto amó y defendió…”, escribió Milton Salazar, un usuario de Facebook.

Te podría interesar