Noticias | Claro cede a presiones de TELCOR y elimina de su grilla al Canal Católico

Claro cede a presiones de TELCOR y elimina de su grilla al Canal Católico

Onda Local

¡Claro que es censura!

La empresa Claro Nicaragua informó a través de su cuenta de Facebook que, por indicaciones de la Empresa Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (TELCOR), el Canal Católico (Canal 51) ha sido eliminado de su grilla de programación. Las reacciones de decenas de usuarios no se han hecho esperar y han llamado a cancelar el contrato.

La decisión de Claro ocurre luego que el obispo de la Diócesis de Matagalpa, Rolando Álvarez, denunciara ser víctima de persecución y hostigamiento policial. Por esta razón, el religioso inició un ayuno estricto de agua y suero, el cual suspenderá hasta que la Policía de Daniel Ortega y Rosario Murillo garantice su seguridad y la de su familia.

La Policía mantiene un fuerte dispositivo de efectivos rodeando la parroquia Santo Cristo de Esquipulas en Las Colinas, Managua, donde el obispo de la Diócesis de Matagalpa se refugió tras una intensa jornada de persecución y hostigamiento de la que fue víctima el jueves 19 de mayo.

“Cuando salí a una cita médica, las dos patrullas llenas de policías, con motos de patrullas, me persiguieron durante toda Managua, deteniéndome e indagando hacia donde me dirigía”, dijo el obispo en declaraciones a Artículo 66 este viernes 20 de mayo.

Alvarez dijo que no permitirá que la Policía invada su círculo privado familiar. “Eso que quede clarísimo”, añadió.

Un comunicado emitido por la Diócesis de Matagalpa señala que la iglesia comprende que, la situación que vive Nicaragua, no es la mejor para expresar el pensamiento en voz alta. “La persecución que sufren nuestros hermanos, como la de nuestro obispo Mons. Rolando Álvarez  es para acallarla en su servicio a la verdad”.

“Nos unimos en ayuno y oración a nuestro Obispo en todos los templos y capillas de nuestra Diócesis”

La Diócesis de Matagalpa recordó que “siempre es propicio hacer un llamado al diálogo natural, no forzado, para el reencuentro de la familia nicaragüense, y juntos, sin exclusión, crear una nación respetuosa de la dignidad de la persona humana con justicia y libertad”.

Un informe de la Comisión de Paz, Defensa, Gobernación y Derechos Humanos de la Asamblea de Daniel Ortega, sobre las “normas jurídicas penales” aplicadas a las personas que, según la dictadura de Daniel Ortega, cometieron ciberdelitos, delitos contra la integridad nacional y menoscabo a la soberanía y recibieron dinero de fuentes extranjeras para cometer crímenes de odio, devela los siguientes objetivos de la represión y criminalización en Nicaragua; líderes religiosos y directores de organizaciones de derechos humanos.  

El informe señala que las “víctimas” que asistieron a la consulta, en su totalidad de instituciones públicas y afines al régimen, expresaron que “las penas deberían ser más severas y demandaron justicia para con los religiosos y directores de organizaciones de derechos humanos que se involucraron en la aventura golpista como dirigentes. Dijeron que en el carácter en que cometieron los delitos no fue como pastores representantes de Cristo, tampoco buscando como proteger y defender los derechos humanos, sino de manera personal con saña y odio hacia la militancia sandinista y personas relacionadas con el GRUN. Deberían también ser juzgados y sus comunidades o asociaciones investigadas a fondo”.