Noticias | Naciones Unidas reconoce, hasta ahora, el derecho humano a vivir en un ambiente limpio

Naciones Unidas reconoce, hasta ahora, el derecho humano a vivir en un ambiente limpio

Caio

Foto: Caio

El pasado 28 de julio de 2022 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó una resolución que declara universal el derecho humano a vivir en un ambiente limpio, saludable y sostenible.

***

 

El proyecto de resolución fue impulsado por 6 países, entre ellos la nación centroamericana de Costa Rica. La iniciativa tuvo el voto a favor de 161, ninguno en contra, pero 8 naciones se abstuvieron, entre ellas Rusia, China e Irán.

“Esta resolución transmite el mensaje de que nadie puede quitarnos la naturaleza, ni el aire limpio, ni el agua limpia, ni privarnos de un clima estable. Al menos no sin luchar por ello”, declaró Inger Andersen, directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), según Naciones Unidas.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, dijo que “este hito demuestra que los Estados miembros pueden unirse en la lucha colectiva contra la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación”.

La resolución es protocolaria

Marvin Tórrez, máster en biología y conservacionista, considera que esta resolución de las Naciones Unidas es política y protocolaria, con la que van a mover fondos, pero sin saber si se harán acciones que ayuden a obtener un ambiente limpio y sano.

“Para mí es una resolución más. Solo deja claro que vivir en un ambiente limpio y sano es un derecho que merece prioridad, al igual que otros derechos. La parte crítica es cómo se materializa en acciones conservacionistas”, expresa el Tórrez.

El experto cuestiona que posiblemente a raíz de esta resolución se muevan fondos para iniciativas que promuevan la adopción de este derecho, aunque no haya claridad de cómo se reparten esos fondos.

Tórrez considera que este tipo de declaraciones deben ir acompañadas con acciones punitivas y coercitivas. “Es decir, que si un país firma un acuerdo en donde se compromete a mantener un ambiente limpio y sano, debe hacerlo así. De lo contrario, limitarlo con restricciones de fondos”.

Plantea que este tipo de resoluciones no tiene relevancia porque gran parte de la población no entiende en qué le beneficia. “El ciudadano común se pregunta, y qué gano yo”, menciona.

Es aquí donde este tipo de resoluciones de Naciones Unidas debe ir acompañado de acciones como financiar a los agricultores ecológicos y promover el pago de servicios ambientales, afirma Tórrez.

“La Naciones Unidas hasta ahora tomó conciencia de que los humanos necesitamos vivir en un ambiente limpio y sano”, reprocha el experto.

Otra interrogante es, cómo se va a defender este derecho, cuando en el planeta la destrucción del ambiente es escandalosa.