Noticias | Ciudadanía denuncia a vendedores de animales silvestres

Ciudadanía denuncia a vendedores de animales silvestres

Caio

Los traficantes de animales que se encuentran en el kilómetro 14 de carretera sur. Piden a la población no comprar animales silvestres.
Los traficantes de animales que se encuentran en el kilómetro 14 de carretera sur. Piden a la población no comprar animales silvestres.

Foto: Cortesía

El problema es que la Ley de Protección y Bienestar Animal no está reglamentada lo que impide que se cumpla con la erradicación y prevención del maltrato, abuso, actos de crueldad hacia los animales. Es urgente que la ciudadanía deje de comprar animales silvestres. El comercio está llevando a la extinción principalmente a las aves. 

***

La población está denunciando a través de redes sociales a vendedores de animales silvestres en distintos puntos de Managua. 

Según las leyes de Nicaragua, la venta y compra de animales silvestres está prohibida, sin embargo, eso no detiene el comercio de fauna en las calles a plena luz del día. 

El 13 de noviembre en redes sociales se difundió una denuncia ciudadana hacia un grupo de hombres que estaban vendiendo diferentes tipos de aves, principalmente psitácidos conocidos como loros y chocoyos. 

La denuncia señala que los traficantes se encontraban en el kilómetro 14 carretera a Masaya, en la zona conocida como Veracruz, ofreciendo aves silvestres, principalmente lora nuca amarilla (Amazona auropalliata). De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) está lora está en peligro crítico de extinción ya que su población está desapareciendo debido a la pérdida de su hábitat, el bosque y precisamente al tráfico. 

Según los expertos, algunas personas creen que la lora nuquiamarilla tiene la habilidad especial de hablar y por eso las compran. Sin embargo, afirman que lo único que hacen es repetir palabras y sonidos; tampoco estás aves son felices viviendo en cautiverio. 

Tiñen a perico para engañar a la gente

Otra especie que los traficantes estaban vendiendo es el perico frentinaranjan (Psittacara canicularis) una especie amenazada y con su población en declive por el comercio.   

Con esta especie comenten doble crueldad. Una ornitóloga bajo anonimato afirma que los traficantes tiñen de amarilla el pecho del perico frentinaranja para hacerlo pasar como un ave exótica. 

Los vendedores además engañan a los compradores. La especialista asegura que no existe ninguna especie que tenga el pecho amarillo. 

Una tercera especie de ave que se comercializa ilegalmente en las calles es el perico frentirojo (Psittacara finschi) Según la ornitóloga consultada, esta especie de perico no es común en la zona del Pacífico, por lo que cree que seguramente la están traficando desde el Caribe nicaragüense. 

En la zona del kilómetro 14 de carretera a Masaya hay vendedores de huevo de tortugas marinas. Cortesía.

Estafan con el sexo de las aves

Otra de las estafas que cometen estos traficantes es que venden las parejas de aves como macho y hembra. La ornitóloga explica que en los psitácidos es imposible determinar a simple vista cuál es hembra y macho y que la única manera es a través de una prueba genética. 

Por esta razón la población de estas aves está en declive, ya que no hay forma de saber cuál es hembra y macho. Además, los psitácidos son monógamos, es decir, tienen una sola pareja durante toda su vida.  

Piden a la población no comprar

Defensores de los animales piden a la población no comprar estas aves, ni huevos de tortugas, ya que en la denuncia también menciona que en este punto de Managua estaban vendiendo huevos de tortugas marinas. 

A pesar de que los vendedores ofertan huevos de paslama, una de las especies de tortugas marinas que vienen a las costas de Nicaragua, no hay manera en que la población sepa si estos huevos son de dicha especie y no de otra. 

Las organizaciones de protección de tortugas marinas en Nicaragua han señalado que los saqueadores de huevos no solo roban huevos de tortugas Paslama, sino también de tortugas carey, una especie en peligro crítico de extinción. 

“Este problema es de oferta y demanda, si hay demanda de la población siempre habrá vendedores”, explica la ornitóloga. 

Donde puedo denunciar

En Nicaragua existe la Ley No.747 Ley para la Protección y el Bienestar de los Animales Domésticos y Animales Silvestres Domesticados. En el artículo 17, se establece que está “prohibido la venta y compra, en lugares no autorizados, de animales silvestres domesticados para servir de mascota o compañía, por parte de personas naturales o jurídicas”. 

Según el artículo 64 de esta Ley, los ciudadanos pueden denunciar este acto ante la policía orteguista, el Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena), el Ministerio de Salud y los Gobiernos Municipales (alcaldías) y estas instituciones están obligadas a actuar. 

Sin embargo, en la práctica esto no sucede.  Pero ¿Por qué sucede? Una abogada especialista en derecho ambiental explica que la Ley de Protección y Bienestar Animal no está reglamentada y impide que se conozcan los procedimientos y acciones a aplicar.  

“La reglamentación es la manera en que se procede y qué sanciones se aplican, y al no existir no sirve de nada la Ley porque no se sabe cómo proceder en contra del denunciado”, afirma la abogada. 

No obstante, la única acción que ejecuta el Marena para intentar detener el tráfico de animales es el decomiso de las especies. 

Otros lugares en Managua en donde se ven a traficantes de animales son: entrada de Pricesmart junto al barrio Jonathan González, en los semáforos de este mismo barrio, en el Mercado Oriental y en el mercado Israel Lewites. 

También hay un aumento de venta de animales silvestres a través de redes sociales.

Te podría interesar